Efluvio telógeno

efluvio-telogeno-dermatologia-barcelona

¿Cuáles son las fases del ciclo biológico del cabello?

El cuero cabelludo tiene, aproximadamente, unos 100.000 cabellos. En un momento concreto, cada uno de estos folículos pilosos está en un punto de su ciclo biológico, independientemente del ritmo del cabello vecino. Así, los cabellos no están sincronizados, sino que cada uno sigue su ritmo cíclico. El ciclo biológico del cabello se divide en tres fases:

Anágeno. El anágeno es la fase de metabolismo activo y de crecimiento del cabello. En condiciones habituales hasta el 86% de los cabellos están en esta fase. La duración del anágeno varía entre los 2 y los 6 años. El cabello normal crece 1 cm por mes, aproximadamente.

Catágeno. En esta fase, el metabolismo del cabello involuciona progresivamente y las células de la papila dérmica que están replicando entran en apoptosis (muerte celular). La duración de esta fase es de 2 – 3 semanas. Un 1% de los cabellos suelen estar en catágeno.

Telógeno. En el telógeno, el cabello está en reposo y, justo antes de entrar en una nueva fase anágena (o muy al principio de esta), se desprende del cuero cabelludo –el desprendimiento se denomina “exógeno”-. El telógeno tiene una duración de unos 2 – 3 meses, y aproximadamente un 13% de los cabellos están en esta fase en condiciones normales.

Cada cabello se recambia cada 3 – 5 años, y cada unidad folicular realiza unos 10 – 30 recambios a lo largo de la vida. Fisiológicamente cada día se pueden perder entre 100 cabellos, que serán sustituidos progresivamente por nuevos anágenos. Estas cifras son variables e idiosincráticas, puesto que varían según la persona.

¿Qué es el efluvio telógeno?

El efluvio telógeno es una de las causas más frecuentes de pérdida de cabello. Se trata de un trastorno del ciclo biológico del pelo, en el cual un gran número de cabellos entran en la fase de reposo y caída (telógeno) de forma sincrónica y precipitada. Se denomina efluvio telógeno a aquella condición en la cual más del 30% de los cabellos entran en fase telógena (en condiciones normales sólo el 13% de los cabellos son telógenos). En estos casos, se pierden 300 o más cabellos cada día.

Fases del ciclo biológico del cabello

¿Por qué ocurre el efluvio telógeno?

El ciclo del cabello está programado biológicamente y las fases se suceden automáticamente gracias a la secreción de sustancias de acción local en el mismo cabello. Sin embargo, existen distintos factores, internos y externos, que pueden precipitar la entrada a la fase telógena. Entre los más frecuentes que ocasionan un efluvio telógeno agudo y recortado en el tiempo destacan los siguientes:

· Fiebre alta · Postparto
· Intervención quirúrgica
· Estación (julio – octubre)
· Ingreso hospitalario
· Eczema alérgico del cuero
· Hemorragia cabelludo
· Luto
· Estrés emocional
· Toma de medicamentos o cambios en los mismos
· Dietas de choque

Por el contrario, existen algunos factores que son capaces de mantener el ciclo biológico del cabello en la fase telógena de forma prolongada y crónica. Estos factores causan un efluvio telógeno crónico y pueden ser los siguientes:

· Trastornos tiroideos
· Anemia ferropénica
· Deficiencia de zinc
· Déficit de biotina por defectos metabólicos
· Malnutrición
· Enfermedad hepática o renal crónica
· Neoplasias avanzadas
· Sífilis, infección por el VIH
· Vejez
· Consumo de fármacos
· Anorexia nerviosa

¿Cuáles son los síntomas y signos del efluvio telógeno?

El cuero cabelludo suele ser perfectamente normal a la exploración física. Lo más frecuente es que la única queja del paciente sea la pérdida de mucho cabello cada día (al cepillarlo o lavarlo), y no es raro que acuda a consulta con una muestra del cabello que ha caído tras lavárselo o cepillárselo. Lógicamente, también es habitual que se muestre ansioso por quedarse calvo si el ritmo de pérdida de cabello sigue con esa intensidad. Tampoco es raro que el paciente note que en ambas zonas temporales se haya producido un adelgazamiento de los cabellos. En casos donde el efluvio está remitiendo es posible empezar a observar cabellos cortos y nuevos en la zona frontal del cuero cabelludo, aunque estos dos hallazgos comentados no son constantes ni imprescindibles para el diagnóstico.

¿Cuál suele ser la evolución del efluvio telógeno?

De forma espontánea, hasta el 95% de los efluvios telógenos agudos resuelven sin tratamiento al cabo de unos meses. En algunos casos, habitualmente en mujeres mayores, es posible que la repoblación sea escasa si el efluvio coexiste con alopecia androgenética. En caso de que no se produzca una repoblación progresiva, el efluvio telógeno puede haber coincidido con el inicio de una alopecia areata difusa o de una alopecia androgenética.

Aunque el efluvio telógeno agudo puede ser un fenómeno estresante para el paciente, suele tener un curso autolimitado y en unos meses acostumbra a remitir de forma espontánea

¿Cómo se diagnostica el efluvio telógeno y qué pruebas complementarias pueden ser útiles?

Habitualmente se puede llegar al diagnóstico mediante la historia clínica y la exploración del cuero cabelludo. En la historia clínica es necesario hacer hincapié a posibles factores causantes (p.e., toma de fármacos) entre dos y cinco meses antes del inicio del cuadro. Si se realiza una tricoscopia –que no es imprescindible–, las variaciones en el calibre del tallo piloso, su forma, longitud o resistencia son sugerentes de otros diagnósticos. Es recomendable realizar un análisis sanguíneo para buscar alguna causa que justifique un efluvio telógeno agudo o crónico, por ejemplo alteraciones en los niveles de hormonas tiroideas o anemia ferropénica. Asimismo, si existen dudas diagnósticas, en el mismo análisis sanguíneo es posible realizar un perfil hormonal androgénico en determinados días del ciclo menstrual en el caso de las mujeres. La biopsia cutánea de cuero cabelludo no se practica rutinariamente para el estudio de un efluvio telógeno por ser poco productiva e injustificada. Tampoco es de utilidad el cultivo de muestras de cuero cabelludo o pelo a la búsqueda de factores infecciosos como hongos o bacterias.

¿Cuál es el tratamiento del efluvio telógeno?

El aspecto más importante del tratamiento es evitar los factores causantes, si es que están presentes. Esto implica hacer un estudio de los fármacos que tome el paciente y determinar si existe una relación cronológica entre el inicio de la terapia y la aparición del efluvio. Los fármacos que más frecuentemente están implicados son los que inducen el catágeno: betabloqueantes, retinoides, anticogulantes o antitiroideos.

Por supuesto, si durante el estudio etiológico hemos encontrado un factor causante (desajuste del perfil tiroideo, ferropenia…) se procederá a su tratamiento. Se recomienda mantener los niveles de ferritina superiores a 40-70 ng/dL, puesto que algunos autores sugieren que facilita el crecimiento capilar.

Pese a que no hay una clara justificación de tratamiento del efluvio telógeno de causa desconocida (ya que es un trastorno temporal que remite espontáneamente) es habitual que se recomienden terapias con escaso apoyo científico de utilidad, como por ejemplo los suplementos vitamínicos o antioxidantes. Asimismo, tratamiento muy útiles para otro tipos de alopecia, como el minoxidilo o el finasteride, en el efluvio telógeno tienen una eficacia discreta. Teóricamente, el minoxidilo puede resultar útil debido a dos motivos: es un vasodilatador y por lo tanto favorece el aporte nutricional al cabello, y además reduce la duración de la fase telógeno del cabello.

REFERENCIAS
Grover C, Khurana A. Telogen effluvium. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 2013 Sep-Oct;79(5):591-603.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.