Procedimientos estéticos: qué sabemos sobre su seguridad?

procedimientos-esteticos-seguridad

Seguridad de los procedimientos estéticos

¿Los procedimientos estéticos se realizan muy frecuentemente?

. Según una estadística de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética, en el 2.005 se practicaron 11.5 millones de procedimientos estéticos quirúrgicos y no quirúrgicos en Estados Unidos. Los procedimientos no quirúrgicos supusieron el 81% del total de los realizados, y sólo el 19% fueron quirúrgicos. Desde el año 1.997, la práctica de tratamientos estéticos ha aumentado un 444% en total, y los no quirúrgicos lo han hecho un 726%.

¿Qué personas se realizan procedimientos estéticos?

Según el mismo estudio citado, un 91,4% de los pacientes son mujeres. La mayoría de ellas (47%) de edades entre los 35 y los 50 años. Entre los 51 y los 64 años suponen el 24%; entre 19 y 34 años el 24% y por encima de los 65 años el 5%. Por lo tanto observamos que, aunque conceptualmente podamos pensar que los tratamientos estéticos van dirigidos a combatir el envejecimiento cutáneo ya presente, en realidad parece que se emplea más para la prevención del mismo y para el mantenimiento de los signos propios de la edad joven.

¿Por qué ha habido un auge tan importante?

Existen varios motivos que se combinan: una mayor longevidad de la población; la instauración de la cultura del bienestar y de la salud; el aumento de la valoración del aspecto estético de la persona; un aumento del número de tratamientos estéticos distintos y poco agresivos; una mayor oferta de profesionales (médicos o no) y por lo tanto un descenso en los precios… Todos estos factores han hecho que en los últimos años se haya producido un aumento de la demanda de procedimientos estéticos.

¿Cuáles son los procedimientos estéticos no quirúrgicos que más se realizan habitualmente?

Siguiendo el mismo estudio del año 2.005, el top five de tratamientos estéticos fue este:

  • Inyección de toxina botulínica (3.294.782 tratamientos)
  • Depilación láser (1.566.909)
  • Relleno con ácido hialurónico (1.194.222)
  • Microdermoabrasión (1.023.931)
  • Peeling químico (556.172)

Sorprende ver en esta estadística que la inyección de la toxina botulínica es el tratamiento estético por excelencia, por encima de la depilación con láser y duplicando su frecuencia, pese a la desafortunada mala fama que posee en nuestro país.

Los procedimientos estéticos se han popularizado en las últimas dos décadas y el más practicado es la inyección de la toxina botulínica, por encima de la depilación láser.

¿Qué profesionales realizan los procedimientos estéticos normalmente?

Debido al aumento exponencial de la demanda de tratamientos estéticos por parte de la población, un gran porcentaje de personas dedicadas al mundo de la salud y de la belleza ofrecen este tipo de servicios. Podemos dividir en dos grandes grupos los profesionales que realizan prácticas estéticas: los médicos y los no médicos. Dentro del grupo de los profesionales médicos hay numerosos especialistas que realizan prácticas de este tipo: médicos licenciados sin especialidad vía MIR, médicos de medicina de familia, oftalmólogos, otorrinolaringólogos, dermatólogos y cirujanos plásticos, principalmente. Fuera del grupo de profesionales médicos se ofrecen este tipo de servicios en otros ámbitos del wellness: centros estéticos, salones de belleza, peluquerías, spas…

¿Qué consecuencias puede tener la gran demanda de procedimientos estéticos para el paciente?

Según la revisión de Goh en el Journal of Cutaneous and Aesthetic Surgery, principalmente dos: que este tipo de prácticas se realicen por personal no cualificado y/o en condiciones inapropiadas (aumentando el riesgo de efectos adversos) y mediante procedimientos sin eficacia confirmada científicamente (por lo tanto, sometiéndose a unos potenciales efectos adversos sin obtener una respuesta positiva). En conjunto, esto puede conducir a que el paciente se sienta confuso en cuanto a qué procedimientos son los adecuados y también qué profesional es el más apropiado para aconsejarle u ofrecerle el procedimiento.

¿Qué diferencias pueden existir en el resultado de los procedimientos estéticos no quirúrgicos aplicados por profesionales de la belleza (no médicos) o profesionales médicos?

Según Brody y colaboradores en su revisión en el Dermatologic Surgery, se ha producido un aumento alarmante de consultas a los dermatólogos y dermatólogas para intentar corregir o tratar complicaciones derivadas de prácticas estéticas inapropiadas realizadas por profesionales no cualificados. En el estudio citado, se observó que el número de complicaciones y efectos adversos como consecuencia de tratamientos estéticos es superior cuando éstos son practicados por personal no médico, directamente proporcionales a la agresión del procedimiento e inversamente proporcionales al grado de formación del profesional que los realiza.

¿Cuáles son los procedimientos estéticos no quirúrgicos practicados por profesionales no médicos que asocian más complicaciones?

Según datos del 2.003 de la Sociedad Americana de Dermatología Quirúrgica, el mayor número de complicaciones y efectos adversos fueron producto del uso inadecuado de sistemas láser o de luz pulsada para la depilación (quemaduras de segundo y tercer grado, hiperpigmentación, infección, daño sensitivo/motor neurológico persistente o cicatrices).

Otro tipo de procedimientos practicados por personal no médico y que también se asociaron a complicaciones fueron: escleroterapia vascular, inyección de toxina botulínica, microdermoabrasión, peelings y finalmente tratamiento inadecuado del cáncer de piel y del acné, diagnóstico erróneo de eczemas, queratosis actínicas e infecciones fúngicas, entre otras.

Según el estudio de Jalian y colaboradores, del total de efectos adversos tras un tratamiento estético realizado con láser, del año 1.999 al 2.008 un 43% correspondían a servicios ofrecidos por profesionales no médicos; y del año 2.008 al 2.011 correspondían hasta a un 78% a operadores no médicos.

La depilación con láser es el tratamiento estético que más complicaciones asocia cuando es practicado por profesionales no médicos.

¿Qué profesional debe realizar los procedimientos estéticos no quirúrgicos?

Más allá de la confianza y conexión que se pueda sentir con un profesional, se recomienda que el paciente valore la formación del mismo y la capacidad que pueda tener el médico de manejar una eventualidad desfavorable o un efecto adverso no deseado.

La realización de gran parte de los tratamientos estéticos requiere una formación teórica de conocimientos más una habilidad práctica adquirida con la experiencia. En sí, la ejecución de muchos procedimientos estéticos puede realizarse mediante algoritmos de actuación relativamente sencillos y al alcance de profesionales hábiles. Sin embargo, el manejo de potenciales complicaciones es la situación que define la seguridad del proceso y, por lo tanto, la calidad del procedimiento y del profesional.

En conclusión, el requerimiento mínimo del profesional que realiza los tratamientos estéticos es que tenga una formación académica médica (licenciado en Medicina) e, idealmente, una especialidad médica y/o quirúrgica sólida que permita manejar los eventuales efectos adversos.

¿Qué especialidades médicas poseen formación específica sobre procedimientos estéticos quirúrgicos?

Es necesario distinguir entre aquellos procedimientos que son quirúrgicos (mamoplastia, abdominoplastia, rinoplastia, blefaroplastia, otoplastia…) y se realizan en un quirófano, de los que no lo son (inyección de toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico, uso del láser…).

Para los tratamientos estéticos quirúrgicos es necesaria una formación académica específica en los mismos, que está presente en el programa formativo de la especialidad de Cirugía Plástica y Reparadora (puede consultarlo aquí). No obstante, otras especialidades concretas, como la Otorrinolaringología (pinche aquí), pueden tener también una formación específica sobre tratamientos estéticos del área que tratan (p.e., rinoplastia).

Los profesionales de estas especialidades son los más indicados para realizar los procedimientos quirúrgicos, ya que conocen perfectamente el procedimiento a realizar y el manejo de sus potenciales complicaciones.

La Cirugía Plástica y Reparadora es la única especialidad de la Medicina en la que existe formación oficial sobre los procedimientos estéticos quirúrgicos (mamoplastia, abdominoplastia, liposucción…)

¿Qué especialidad médica tiene formación específica en España para la realización de procedimientos estéticos no quirúrgicos?

Curiosamente, este apartado no es específico de ninguna especialidad médica, quirúrgica o médico-quirúrgica. No existe ningún bloque formativo sobre tratamientos estéticos no quirúrgicos en ningún programa de las distintas especialidades médicas o quirúrgicas. Es precisamente por este motivo que lo que se debe valorar no es sólo qué profesional debe tener formación para la realización de los procedimientos sino especialmente cuál es el que puede diagnosticar y tratar eventuales efectos no deseados.

¿Qué especialidades médicas poseen formación para el diagnóstico y tratamiento de las complicaciones de procedimientos estéticos no quirúrgicos?

Los tratamientos estéticos no quirúrgicos (inyección de toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico o uso del láser) se realizan en la piel: los beneficios y los posibles efectos adversos tendrán lugar en este órgano. La especialidad médica que estudia y sobre la cual se tiene formación específica en el funcionamiento normal de la piel y sus enfermedades es la Dermatología (puede consultar aquí su programa formativo).

La Dermatología es una especialidad que incluye un aspecto clínico (diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la piel de origen infeccioso, inflamatorio y tumoral), una formación anatomo-patológica (diagnóstico de las enfermedades cutáneas mediante biopsias de piel observadas al microscopio) y una formación quirúrgica (dirigida principalmente al tratamiento del cáncer de piel y con la posibilidad de realizar cirugía micrográfica de Mohs).

Debido a que las complicaciones de los procedimientos estéticos no quirúrgicos son principalmente infecciones, erosiones, úlceras, quemaduras, granulomas de cuerpo extraño y/o trastornos de la pigmentación, el especialista que mejor puede diagnosticar y tratarlas es el/la dermatólogo/a. Además, hay un gran porcentaje de tratamientos estéticos destinados a eliminar lesiones cutáneas (lunares, telangiectasias, puntos rubí, verrugas) mediante el láser o la cirugía: sólo el dermatólogo tiene una formación específica (clínica y dermatoscópica) para el diagnóstico de estas lesiones, por lo que es el profesional indicado si se desea eliminar cualquier lesión que se sitúe en la piel.

Finalmente, los procedimientos no quirúrgicos suelen apoyarse también en la aplicación de preparados tópicos para mantener o mejorar los resultados. El especialista en Dermatología ha recibido formación específica para la formulación magistral de preparados tópicos y para el conocimiento de los principios activos más eficaces en este sentido (retinoides y alfa-hidroxiácidos).

En conjunto, todos estos aspectos convierten al especialista en Dermatología en el que puede manejar de una forma más completa (diagnóstico y tratamiento) las complicaciones derivadas de los procedimientos estéticos no quirúrgicos.

La Dermatología es la única especialidad con la que se obtiene formación clínica, anatomopatológica y quirúrgica, que son los tres campos de conocimiento necesarios para tratar las complicaciones derivadas de los tratamientos estéticos no quirúrgicos.

Entonces, si un procedimiento estético no quirúrgico lo realiza un especialista concreto (p.e., un/a dermatólogo/a), ¿está exento de riesgos?

No. Aunque la tasa de complicaciones de los procedimientos estéticos no quirúrgicos es mínima (p.e., en los rellenos de ácido hialurónico es del 0.06%), éstas pueden presentarse ocasionalmente aunque lo realice un especialista de la más alta formación (con menor frecuencia, eso sí). Sin embargo, es cierto que el diagnóstico y tratamiento de estas eventualidades es más preciso, precoz y efectivo cuando el tratamiento estético lo realiza un/a especialista (cirujano/a plástico en los procedimientos quirúrgicos y dermatólogo/a en los no quirúrgicos).

CONCLUSIÓN

En resumen, dentro de los procedimientos estéticos no quirúrgicos, el criterio principal a valorar es la seguridad del mismo y la capacidad de respuesta del profesional médico ante un eventual efecto adverso no deseado, que deberá apoyarse en una habilidad diagnóstica (clínica, dermatoscópica o histológica) y una maniobra terapéutica (tópica, médica o quirúrgica). En este sentido, la Dermatología es la especialidad médica que cubre más aspectos de los comentados.

Para los tratamientos estéticos quirúrgicos, la única especialidad médica que contempla esta formación en su programa es la Cirugía Plástica y Reparadora.

REFERENCIAS
· Goh C. The need for evidence-based aesthetic dermatology practice. J Cutan Aesthet Surg. 2009 Jul;2(2):65-71.

· Brody HJ, Geronemus RG, Farris PK. Beauty versus medicine: the nonphysician practice of dermatologic surgery. Dermatol Surg. 2003 Apr;29(4):319-24.

· Jalian HR, Jalian CA, Avram MM. Increased risk of litigation associated with laser surgery by nonphysician operators. JAMA Dermatol. 2014 Apr;150(4):407-11.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15171762

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.