Tratamiento de acné quístico con láser de CO2 y tretinoína

tratamiento_acne_quistico_didac_barco

¿Qué es el acné quístico?

Se trata de una forma de acne en la cual aparecen nódulos subcutáneos rellenos de queratina (quistes), que pueden inflamarse y/o infectarse (acné nódulo-quístico). Una variante no infrecuente se caracteriza por la presencia de un gran número de quistes de un tamaño inferior a 0.5 cm situados en el rostro (acné “microquístico”).

¿Qué particularidades tiene el acné facial microquístico?

El tratamiento del acne quístico suele ser un reto terapéutico y es habitual que requiera la administración oral de isotretinoína. No es raro tampoco que en las formas microquísticas faciales el tratamiento con isotretinoína fracase o tenga un éxito menor que en otras variantes de la enfermedad. Asimismo, es frecuente que, por manipulación o de forma espontánea, los quistes del acné puedan dejar cicatrices irreversibles.

¿Por qué el láser de CO2 puede ser útil en el tratamiento del acné microquístico facial?

El láser de CO2 se puede emplear para abrir una comunicación entre el interior del quiste y el exterior, de forma delicada y con mínimo riesgo de cicatrices. De esta forma es posible vaciar el contenido del quiste y exponer la cápsula del mismo para poder eliminarla definitivamente. Asimismo, justo en el momento de finalizar la sesión de láser, es posible aplicar un retinoide tópico –derivado de la vitamina A– para reducir el riesgo de recidiva de los quistes. Este tipo de tratamiento se denomina liberación de fármacos asistida por láser.

¿Qué ventajas tiene el uso del láser de CO2 para el tratamiento del acné quístico respecto a otras opciones?

Por lo general, los quistes suelen eliminarse mediante cirugía. El inconviente principal de la cirugía es la cicatriz resultante, en especial si hay que extirpar numerosos quistes y en un área visible como el rostro. El láser de CO2 se ha mostrado eficaz para extirpar quistes en determinados casos, sin necesidad de recurrir a la cirugía (más información aquí), por lo que no es necesario suturar la herida y el riesgo de cicatriz es mucho menor.

¿Cómo se utiliza el láser de CO2 en el tratamiento del acné microquístico?

Depende de la cantidad de quistes, se utiliza de forma manual (disparando en cada uno de los quistes) o bien de forma fraccionada (en caso de existir muchos quistes, se hace un barrido sobre las zonas afectadas). El procedimiento por lo general se realiza con anestesia tópica aplicada en crema durante los 30-40 minutos previos. Una vez pasado el láser de CO2, si se desea, se puede aplicar una crema de tretinoína 0.1% para recudir el riesgo de recaída. Este mismo preparado puede emplearse cada 12h durante 3-4 días, aprovechando que los canales abiertos por el láser permanecen todavía abiertos.

Ejemplo de acné microquístico antes y después de ser tratado con láser de CO2 y tretinoína.

¿Puede solo la tretinoína eliminar los quistes del acné?

Aunque es cierto que los retinoides (como la tretinoína) son la piedra angular del tratamiento del acné y mejoran todos los tipos de lesiones, aunque los quistes poseen una cápsula que evita que los fármacos penetren en ellos a menos que se exponan al exterior mediante una punción, una incisión o una perforación con láser de CO2. Por lo tanto, normalmente la tretinoína es la parte de soporte y prevención del acné microquístico, pero probablemente lo mejore poco una vez ya están instaurados los quistes.

¿Qué cuidados hay que tener después de tratar el acné microquístico con láser de CO2?

El láser de CO2 crea una costra encima de cada uno de los quistes tratados, que corresponde a la apertura que comunica el quiste con el exterior. Si los quistes son muy numerosos, la presencia de costras es notable y duran un periodo de 4 – 8 días aproximadamente. Además de la crema de tretinoína debe aplicarse un protector solar FPS50 para reducir el riesgo de hiperpigmentación residual.

¿El láser de CO2 puede dejar cicatrices en los quistes tratados?

Sí. El riesgo es mínimo, pero es posible que queden cicatrices puntiformes. Al inicio del proceso, durante las primeras semanas, es posible observar los canales abiertos por el láser en forma de pequeñas depresiones: esto es normal y, la gran mayoría de veces, pasajero. En cualquier caso, las cicatracices que pudieran quedar con el láser son notablemente inferiores a las secundarias a la cirugía. Cabe tener en cuenta, además, que al desaparecer los quistes y el volumen que éstos ocupaban, hay cierta tendencia a la atrofia en la zona donde asentaban.

¿La combinación de láser de CO2 con aplicación de un fármaco tópico posterior se puede emplear para otros trastornos de la piel?

Sí. La liberación de fármacos asistida por láser es un campo en pleno desarrollo en la Dermatología, y tiene utilidad en otras dolencias cutáneas como en los quistes de milium, en el tratamiento de las cicatrices hipertróficas y los queloides, los condilomas causados por el virus del papiloma humano… Este tipo de técnica supondrá un hito terapéutico futuro.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.