Tratamiento de la cicatriz reciente por tiroidectomia con láser de KTP

tratamiento-cicatriz-reciente-tiridectomia

¿Por qué la tiroidectomía tiene riesgo de formar una cicatriz hipertrófica o un queloide?

La tiroidectomia total o parcial implica una incisión transversal en la parte anterior del cuello, por encima del jugulum y por debajo de la nuez. Se trata de un área con mínima densidad de folículos pilosos (que ayudan a la epitelización de las heridas y al proceso de cicatrización) y sometida a una tensión notable por la movilidad de la cabeza. Estos factores contribuyen a que en no pocas ocasiones se produzca finalmente una cicatriz hipertrófica o un queloide en una zona especialmente visible.

¿Por qué el láser de KTP puede ser útil?

En las fases iniciales de la cicatrización se instaura un gran aporte sanguíneo por proliferación de los capilares de la zona, otorgando un color rojizo a la zona. Esta hipervascularización aumenta el ritmo metabólico del área y, por lo tanto, el riesgo de que pueda aparecer una cicatriz hipertrófica. Por este motivo, y debido a que estas estructuras vasculares se forman en el inicio del proceso cicatricial, puede ser conveniente tratar la cicatriz de forma preventiva con láseres vasculares, que eliminan los capilares del área. Entre los láseres vasculares destacan los de KTP (532 nm), el de colorante pulsado (585 – 595 nm) y el de Nd:YAG (1.064 nm). La reducción del aporte sanguíneo en las primeras fases de formación de la cicatriz reduce el riesgo de que ésta se torne hipertrófica o queloidea.

Puedes obtener más información sobre el tratamiento de cicatrices con láser de KTP aquí y con el de Nd:YAG aquí.

El láser de KTP tiene mucha afinidad por la hemoglobina que circula por dentro de los vasos sanguíneos, por lo que consigue eliminarlos y reducir el riesgo de aparición de una cicatriz hipertrófica.

¿Qué eficacia tiene el láser de KTP aplicado de forma preventiva en una cicatriz de tiroidectomia?

En el estudio de Yun y colaboradores se comparó un grupo control de 8 pacientes sometidos a tiroidectomía, y a los que no se les aplicó ningún láser, con un grupo de estudio de 20 personas a las que se les trató la cicatriz del tiroides con láser de KTP. El seguimiento de los pacientes fue de 6 meses, momento en el que se compararon los resultados estéticos obtenidos. En ambos grupos de pacientes se aplicó un parche oclusivo de silicona durante 3 meses después de la cirugía. Los pacientes tratados con láser de KTP se sometieron a una sesión de tratamiento cada dos semanas a partir de la segunda o tercera semana después de la intervención quirúrgica.

Después de dos sesiones de láser de KTP, el aspecto de las cicatrices del grupo de estudio empezó a ser progresivamente mejor que el del grupo control según una escala de puntuación (escala de Vancouver para cicatrices, VVS). La VVS evalúa los siguientes parámetros de una cicatriz: vascularización, pigmentación, textura y altura. La puntuación máxima (peor aspecto posible) es de 13 puntos. La puntuación media de VVS al finalizar el estudio fue de 2.2 en el grupo tratado y de 5.7 en el grupo control. El grado de satisfacción medio con el resultado final fue de 3.1 en el grupo tratado y de 1.6 en el grupo control (1=mala, escasa=2, buena=3, excelente=4). En la puntuación de mejoría emitida por los dermatólogos evaluadores de los resultados, el endpoint fue de 3.07 en el grupo tratado y 1.83 en el grupo control (1=mala, escasa=2, buena=3, excelente=4).

En conclusión, todos los parámetros y escalas mejoraron significativamente en los pacientes con cicatriz por tiroidectomía tratada con láser de KTP de forma precoz en comparación con los pacientes que no recibieron láser.

Según un interesante estudio de Vaccaro y colaboradores, en el que se trató la mitad de una cicatriz por tiroidectomía con láser de KTP y la otra mitad se dejó sin tratar, se observó una mejoría de la primera de aproximadamente el 70% con solo dos sesiones de tratamiento:

¿Qué efectos adversos tiene el láser de KTP en el tratamiento de la cicatriz por tiroidectomía?

Siguiendo los datos del estudio de Yun et al., ninguno de los pacientes del grupo estudio tratados con el láser de KTP tuvo efectos adversos, a excepción de uno en el que aparecieron ampollas tras la primera sesión de láser. En este paciente, tanto la rojez como las ampollas desaparecieron en 48h, por lo que en las siguientes sesiones no fue necesario reducir la potencia del láser. No apareció ningún caso de despigmentación, dolor intenso, cicatriz ni ulceración.

En el paciente tratado por Vaccaro y colaboradores, aparecieron costras finas sobre la zona tratada, que desaparecieron en 48h.

Paciente del estudio de Vaccaro y colaboradores, donde se observa la zona tratada con láser de KTP (flechas) en comparación con el extremo no tratado.

REFERENCIAS

· Yun JS, Choi YJ, Kim WS, Lee GY. Prevention of thyroidectomy scars in Asian adults using a 532-nm potassium titanyl phosphate laser. Dermatol Surg. 2011 Dec;37(12):1747-53.

· Vaccaro M, Borgia F, Guarneri B.Treatment of hypertrophic thyroidectomy scar using 532-nm potassium-titanyl-phosphate (KTP) laser. Int J Dermatol. 2009 Oct;48(10):1139-41.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.