Tratamiento de queloides y cicatrices hipertróficas con láser de neodimio: Yag de pulso largo

laser-neodimio-yag1

¿Por qué se emplea el láser de Nd:YAG para el tratamiento de los queloides y las cicatrices hipertróficas?
En este tipo de cicatrices, como comentábamos en otro post, normalmente hay un aumento de los vasos sanguíneos, que justifica en parte el ritmo metabólico acelerado que tienen tanto los queloides como las cicatrices hipertróficas, y su coloración rojiza. Los láseres que se utilizan para eliminar el exceso de vasos pueden ser útiles para tratar las cicatrices hipertróficas y los queloides: el láser de colorante pulsado de 595 nm, el láser de KTP de 532 nm y el láser de Nd:YAG de 1.064 nm.

¿Cuáles son las propiedades del láser de Nd:YAG que justifican que se emplee para tratar cicatrices?
El láser de neodimio de 1.064 nm posee una longitud de onda relativamente elevada, que le permite alcanzar estructuras vasculares más profundas (dermis reticular, 1 – 2 mm) que las que pueden ser tratadas con el láser de colorante pulsado o de KTP. De hecho, el láser de Nd:YAG se utiliza también para tratar arañas vasculares y varículas de las piernas, que habitualmente son profundas. La oclusión de los capilares de los queloides y de las cicatrices hipertróficas reduce el aporte sanguíneo necesario para la síntesis anormal de colágeno y de las fibras nerviosas que contienen. Parece que, in vitro, el láser de Nd:YAG tiene también capacidad de reducir la síntesis de colágeno en las cicatrices de forma directa.

Existen tres tipos de láseres de Nd:YAG de 1.064 nm: los de pulso ultracorto (Q-switched) y los de pulso más largo, que pueden ser de contacto o aplicados a distancia. Los láseres Q-switched normalmente no se emplean para tratar cicatrices, ya que los pulsos tan cortos no permiten eliminar estructuras vasculares profundas. Los de pulso más largo y de contacto penetran el doble que los de pulso largo aplicados a distancia. Según Koike y colaboradores, los de aplicación a distancia mejoran poco las cicatrices muy gruesas debido a su poca penetración y es preferible emplear el cabezal de contacto.

El cabezal de contacto del láser de 1.064 nm está refrigerado gracias a un cristal de zafiro, que permite mantener la temperatura a 5ºC y reducir las molestias del tratamiento.

¿Qué efectividad tiene el láser de neodimio en el tratamiento de los queloides y las cicatrices hipertróficas?
Según el estudio de Koike y colegas, en el que participaron 102 pacientes, se evaluaron las cicatrices hipertróficas y los queloides mediante una escala que evaluaba la induración, la elevación, la rojez de la cicatriz y de su alrededor, el dolor espontáneo a la presión y el prurito (Japan Scar Workshop Scale, JSWS). El tratamiento se realizó con sesiones espaciadas 3-4 semanas entre sí. Los datos que arrojo el estudio son los siguientes:

Cabe resaltar que los resultados obtenidos en este estudio son extraordinariamente positivos, aunque también es alto el número de recidivas.
Resultado en un queloide tratado con láser de neodimio de 1.064nm (tomado del estudio de Koike et al.)

¿Qué láser es más efectivo para tratar queloides y cictrices hipertróficas, el de colorante pulsado o el de neodimio?
Existe un estudio comparativo, de Al-Mohamady y colaboradores, donde se realizó el tratamiento de 28 pacientes con cicatrices hipertróficas y queloides con los dos láseres: una mitad de la cicatriz con el láser de colorante pulsado y la otra mitad con el de neodimio de 1.064 nm, con un total de seis sesiones por paciente.

La respuesta se evaluó al cabo de un mes de finalizar el tratamiento mediante la escala cicatricial de Vancouver (valora la vascularización, la pigmentación, la elasticidad, la altura, el dolor y el picor de las cicatrices). El grado de mejoría con el láser de colorante pulsado en la escala de Vancouver fue de 55.1%, y con el láser de Nd:YAG fue de 65.4%, aunque las diferencias no fueron estadísticamente significativas.

Parece que se observó una ligera superioridad del láser de Nd:YAG para las cicatrices hipertróficas, y del colorante pulsado en los queloides, una vez más sin significado estadístico. Ambos láseres mejoraron los parámetros de rojez, altura y elasticidad de las cicatrices, pero no produjeron cambios en la pigmentación de las mismas.

Los láseres vasculares de colorante pulsado y de neodimio mejoran varios parámetros de las cicatrices, aunque el de colorante pulsado frecuentemente provoca púrpura residual durante días.

En cuanto a efectos adversos, todos los pacientes experimentaron cierta molestia durante el tratamiento. Un 35% de los sujetos padecieron púrpura residual (hematoma) y un 10% hiperpigmentación en la zona tratada con colorante pulsado. Se formaron ampollas en un 10% de las áreas tratadas con Nd:YAG.

REFERENCIAS

· Koike S, Akaishi S, Nagashima Y, Dohi T, Hyakusoku H, Ogawa R. Nd:YAG Laser Treatment for Keloids and Hypertrophic Scars: An Analysis of 102 Cases. Plast Reconstr Surg Glob Open. 2015 Jan 8;2(12):e272.

· Al-Mohamady Ael-S, Ibrahim SM, Muhammad MM. Pulsed dye laser versus long-pulsed Nd:YAG laser in the treatment of hypertrophic scars and keloid: A comparative randomized split-scar trial. J Cosmet Laser Ther. 2016 Aug;18(4):208-12.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.