Tratamiento hormonal del acné en la mujer joven

tratamiento_acne_hormonal_didac_barco

¿Por qué son importantes las hormonas en el acné de la mujer?

Las hormonas están implicadas en el origen del acné tanto en mujeres como en hombres. Sin embargo, en el caso de las mujeres existen algunos trastornos hormonales que pueden ser la causa subyacente de la aparición del acné, especialmente por encima de los veinte años.

La estimulación del folículo piloso por parte de los andrógenos es una de las claves en la aparición y/o mantenimiento del acné. Los andrógenos son hormonas que, entre otras funciones, promueven la secreción de sebo en la glándula pilosebácea, el aumento de vello corporal y la pérdida de cabello. Son propias de los hombres, pero también están presentes en la mujer.

De hecho, las manifestaciones externas de un exceso de acción por parte de los andrógenos en las mujeres (“hiperandrogenismo”), puede tener dos orígenes básicos.

En primer lugar, es posible tener un exceso en la cantidad de andrógenos y que, por lo tanto, realicen finalmente demasiada acción en sus dianas fisiológicas (esto puede verse, p.e., en la hiperplasia suprarrenal congénita).

En segundo lugar, los niveles de andrógenos pueden ser normales pero las dianas donde ejercen su función (receptores androgénicos) pueden ser muy sensibles a ellos: por lo tanto, trabajan en exceso aunque la cantidad hormonal total sea normal. Esto ocurre, por ejemplo, en el síndrome SAHA (pulsa aquí para más información).

Y, finalmente, puede existir una combinación de ambos factores: tener un exceso de andrógenos y que los receptores sean muy sensibles a ellos, como puede ser el caso del síndrome del ovario poliquístico (pulsa aquí para más información).

Esquema de los posibles orígenes de los hiperandrogenismos.

¿Por qué puede ser importante el tratamiento hormonal en el acné de la mujer?

En los casos en que haya un exceso de andrógenos, de sensibilidad a los mismos o una combinación de ambos, la regulación hormonal puede mejorar o eliminar el acné. En estos casos, la terapia con isotretinoína suele fracasar en controlar la enfermedad ya que no actúa sobre el origen del acné por hiperandrogenismo.

¿Todos los tratamientos hormonales del acné son anticonceptivos?

No. Hay fármacos con acción anticonceptiva y otros que son antiandrogénicos pero no anticonceptivos.

¿Todos los anticonceptivos mejoran o curan el acné?

No. Hay algunos anticonceptivos con acción androgénica que pueden incluso empeorar el acné. Por ejemplo, los que sólo contienen gestágenos (uno de los dos componentes posibles de un anticonceptivo oral).

No todos los tratamientos hormonales del acné son anticonceptivos.

¿Qué tipos de tratamientos hormonales existen para el acné de la mujer?

· ANTICONCEPTIVOS ORALES. Se trata de una combinación farmacológica de un estrógeno (normalmente etinilestradiol) y un gestágeno (muy variable). Los gestágenos aprobados por la FDA para el tratamiento del acné a partir de los 14 años son el norgestimato, la noretindrona y la drospirenona. Sin embargo, hay otros gestágenos que, aun no estando aprobados por la FDA, reúnen suficiente evidencia científica que confirma que mejoran el acné: levonorgestreldienogest y clormanidona.

Los anticonceptivos orales reducen la fabricación de andrógenos por parte del ovario y de la glándula suprarrenal; reducen la producción de la hormona LH (que estimula la síntesis de andrógenos ováricos); aumentan la fabricación la hormona SHBG (que captura la testosterona libre en sangre para que pueda ejercer menos acción) y algunos también inhiben la 5 alfa reductasa (que convierte la testosterona en dihidrotestosterona, el andrógeno más potente). En conclusión, los anticonceptivos orales son antiandrogénicos. Su acción tarda un mínimo de tres meses en hacerse patente.

Si deseas tener más información sobre anticonceptivos orales y acné, pulsa aquí.

· ESPIRONOLACTONA. La espironolactona es un diurético empleado en el tratamiento de la hipertensión y de la insuficiencia cardíaca, principalmente. Sin embargo, posee una acción antiandrogénica doble: bloquea los receptores androgénicos e inhibe la 5 alfa reductasa. Es un medicamento oral que puede tomarse para esta indicación a una dosis de 50 – 200 mg/día. La mejoría de la clínica del acné con espironolactona empieza en los primeros tres meses de tomarla. Los efectos adversos de la espironolactona suelen ser dosis dependiente y excepcionales a dosis baja: cefalea, aumento de la diuresis, irregularidad menstrual y mastalgia (dolor en los pechos). Debe evitarse durante el embarazo por riesgo de feminización del feto.

Existen tratamientos hormonales orales no anticonceptivos y no relacionados con la isotretinoína que se han demostrado eficaces en el tratamiento del acné asociado al hiperandrogenismo.

· ACETATO DE CIPROTERONA. Es un antagonista de los receptores de los andrógenos, especialmente los de dihidrotestosterona. También inhibe la conversión de dihidroepiandrostendiona a androstendiona. Habitualmente se asocia con etinilestradiol para que tenga acción anticonceptiva, aunque su uso no está obligatoriamente ligado a esta combinación. En estudios ha demostrado mejorías en el acné del 75 al 90% en menos de tres meses de uso. Puede tener riesgo de hepatotoxicidad a dosis altas. Por este motivo se emplea a bajas cantidades normalmente sólo durante los 10 primeros días del ciclo menstrual, en general combinado con un anticonceptivo de última generación.

REFERENCIAS

· Hassoun LA, Chahal DS, Sivamani RK, Larsen LN. The use of hormonal agents in the treatment of acne. Semin Cutan Med Surg. 2016 Jun;35(2):68-73.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.