Tratamiento con láser de cicatrices inmaduras

tratamiento_laser_cicatrices_inmaduras_didac_barco

¿Qué entendemos por una cicatriz inmadura?

Se trata de aquellas cicatrices que todavía no han expresado sus características físicas por la poca evolución temporal que tienen. Por lo general se consideran como inmaduras a las cicatrices que no han pasado por completo la fase de remodelado, que dura hasta 6 semanas.

¿Qué interés puede tener tratar cicatrices inmaduras?

Se ha comprobado que la aplicación de láseres vasculares (de colorante pulsado o de KTP) el mismo día de la retirada de los puntos mejora el pronóstico estético de una cicatriz quirúrgica. Por este motivo, pacientes con tendencia a la cicatriz hipertrófica o al queloide pueden beneficiarse del tratamiento precoz con láser para reducir el riesgo de aparición de éstas.

¿Cuándo hay que empezar el tratamiento de una cicatriz?

Antiguamente había la creencia que se debía esperar 6 -12 meses después de su aparición para realizar la revisión de la cicatriz, una vez muy avanzado el proceso de cicatrización. Este enfoque se considera erróneo en la actualidad, ya que la actuación desde el primer momento permite reconducir los fenómenos inflamatorios y cicatriciales para reducir el riesgo de aparición de cicatrices hipertróficas y/o queloides. A día de hoy no hay ninguna duda de que el cuidado precoz (fotoprotección, preparados de silicona, láseres, crioterapia) mejora el pronóstico de una cicatriz. Actualmente se acepta que el tratamiento debe empezar durante la fase de remodelado (normalmente, las 6 primeras semanas).

El tratamiento con láser de la cicatriz inmadura, antes de las 6 semanas de evolución, reduce las probabilidades de aparición de un queloide o de una cicatriz hipertrófica.

¿Cuál es el tratamiento recomendado para una cicatriz inmadura?

Dado que se conoce que en las fases iniciales de cicatrización es esencial la presencia de vasos sanguíneos y cómo se dispone el colágeno, cada vez se da más importancia al uso de láseres vasculares y de los que actúan sobre éste último. Los láseres vasculares permiten reducir el exceso de vasos sanguíneos que nutren a la cicatriz y que aumentan el riesgo de producir una hipertrofia o un queloide. De entre los láseres vasculares destacan el de KTP (532 nm), el de colorante pulsado (585 -595 nm), y el de Nd:YAG (1.064 nm) de pulso largo o corto. Los principales láseres que actúan en el colágeno son los fraccionados ablativos (CO2) y los no ablativos (erbio), que permiten mejorar la disposición de esta proteína mediante el calor.

Según una revisión de Lee y Kim de 2.017, la opción óptima es una combinación de láser vascular más láser de erbio no ablativo el mismo día de la retirada de los puntos y posteriores sesiones de la misma terapia.

¿Qué protocolo de láseres se recomienda en las cicatrices inmaduras?

Empezando el mismo día de la retirada de los puntos, se considera que la opción más apropiada es utilizar un láser vascular cada dos semanas y posteriormente láser fraccionado no ablativo de erbio cada tres.

La combinación óptima para tratar cicatrices inmaduras es con láseres vasculares y con fraccionado no ablativo.

¿Cuáles son los resultados de la combinación de láser vascular y láser fraccionado no ablativo en cicatrices inmaduras?

Según el estudio de Lee y Kim de 2.017, se analizaron 33 cicatrices inmaduras tratadas con el protocolo de láser de colorante pulsado o KTP más láser fraccionado no ablativo con la periodicidad mencionada. Se puntuó la mejoría desde 0 (sin mejoría) hasta 100 (cicatriz imperceptible respecto a la piel normal). La puntuación media fue de 87.98. Un 51.5% de las cicatrices llegaron a una puntuación de 100 (desaparición completa).

En cuanto a variables influyentes en el estudio, las cicatrices faciales respecto a las corporales y la edad inferior a 15 años se mostraron como factores de mejor respuesta. No se observaron diferencias entre los láseres de colorante pulsado o de KTP.

El número de días entre la retirada de puntos y el inicio del tratamiento tiene una correlación negativa con la respuesta: cuanto más precoz es el tratamiento con láser, mejor pronóstico estético tiene la cicatriz.

Un dato curioso es que en dicho estudio no se detalla el número medio de sesiones al que se sometieron los pacientes.

¿Por qué parece mejor combinar dos tipos de láseres que realizar el tratamiento de la cicatriz con un solo láser?

En el mecanismo de formación de las cicatrices existen dos fenómenos cruciales: la generación de vasos sanguíneos inicialmente y después la formación y colocación de colágeno. Si alguno o ambos de estos casos acontecen de forma anómala, aumenta la probabilidad de que se forme una cicatriz hipertrófica o un queloide. La aplicación de láser vascular regula el primer fenómeno, y el uso de láser fraccionado no ablativo, el segundo.

REFERENCIAS

· Lee Y, Kim W. Combination laser treatment for immediate post-surgical scars: a retrospective analysis of 33 immature scars. Lasers Med Sci. 2017 Jul;32(5):1111-1119.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.