Verrugas

Verrugas

¿Qué son las verrugas?

Las verrugas son el producto de la infección cutánea por el virus del papiloma humano –VPH–, y se muestran como pápulas queratósicas (lesiones sobreelevadas y rasposas) en distintas áreas del cuerpo. En especial suelen aparecer en las manos, los pies, las rodillas y los codos, aunque pueden situarse en cualquier zona.

¿Qué aspecto tienen las verrugas?

Se manifiestan como pápulas queratósicas exofíticas (lesiones sobresalidas de aspecto rasposo y levemente indurado) en zonas características: los codos, las rodillas, el dorso de las manos y las palmas y las plantas. No es raro que pueden aparecer alrededor de la boca o de la nariz, con un aspecto más filiforme.

Es frecuente que en el centro de la lesión se aprecien pequeños puntos negros, que el paciente suele interpretar en la planta del pie como una espina que pueda haberse clavado. Inicialmente suelen ser únicas y normalmente, con el tiempo, van reproduciéndose.

¿Por qué salen las verrugas?

Las verrugas son una infección, por lo tanto se adquieren por el contagio de otra persona mediante la inoculación del virus del VPH en las capas superficiales de la piel.  El contagio puede ser mediante contacto físico piel con piel o bien con el inóculo de virus desde el exterior (por frecuencia, en suelos de piscina o vestuarios).

¿Son frecuentes las verrugas?

Son uno de los motivos de consulta más habituales en Dermatología. Hasta el 33% de los niños en edad escolar sufren o han sufrido verrugas, y se calcula que un 3.5% de los adultos tienen verrugas vulgares.

¿Cómo se diagnostican las verrugas?

El médico encargado de este diagnóstico es el/la dermatólogo/a. Es importante consultar ante la sospecha de una verruga y confirmar realmente el diagnóstico, puesto que no es raro que otras lesiones puedan simular el aspecto de una verruga.

En general el diagnóstico es sencillo para el dermatólogo experimentado y se realiza con la observación, la palpación y/o el uso del Dermatoscopio. Excepcionalmente se puede plantear la necesidad de hacer una biopsia de piel, pero nunca es un procedimiento de rutina para su diagnóstico.

Dermatoscopia de una verruga plantar. Obsérvense las manchas marrones, que corresponden a capilares trombosados, y que son un hallazgo específico de las verrugas.

TRATAMIENTO DE LAS VERRUGAS

¿Cómo se tratan las verrugas?

La opción terapéutica es variable en función del número y tipo de lesiones, de la preferencia del paciente y de los tratamientos utilizados anteriormente. Es necesario valorar cada caso en particular.

En términos generales, el tratamiento de primera línea comprende el uso de preparados queratolíticos (disuelven el exceso de piel creado por la verruga), entre los cuales destaca el ácido salicílico. Este tipo de fármacos eliminan físicamente gran parte de la verruga y la irritan, favoreciendo que el sistema inmunitario del paciente las resuelva de forma natural.

Es frecuente que en una misma fórmula magistral se combinen otros fármacos que evitan que el virus siga replicándose, como por ejemplo el 5 fluorouracilo. Este tipo de fórmula permite conseguir una respuesta más rápida y mejorar la eficacia del tratamiento, por lo que se reduce su duración. El tratamiento tópico de las verrugas implica que el paciente, a diario, aplique el preparado previo limado de la lesión.

En segundo lugar se recomienda la crioterapia con nitrógeno líquido, que puede ir acompañada o no de una decorticación (indolora) de la lesión mediante bisturí. Este tratamiento reduce volumen de verruga y produce irritación de la misma, de forma más rápida que el tratamiento de primera línea, pero sólo se puede realizar en consulta –cada 2-3 semanas– y la crioterapia es dolorosa. Aunque es la terapia más popular (“quemar verrugas”), no se dispone de evidencia científica que refleje una eficacia mayor al tratamiento de primera línea, y puede ocasionar efectos adversos desagradables (formación de ampollas por quemadura es el más frecuente).

Parece que la combinación de las terapias de primera y segunda líneas de forma simultánea aumentaría la eficacia de cada una de ellas por separado.

Finalmente, en tercera línea encontraríamos la inyección intralesional de Candidina. Esta sustancia, inoculada dentro de la verruga, provoca una estimulación del sistema inmunitario del paciente. Actuarían de una forma parecida a una vacuna. Se realiza una inyección mensual en una única lesión, hasta un máximo de cuatro. Resulta un tratamiento cómodo, puesto que no requiere que el paciente efectúe ninguna terapia en casa y sólo debe acudir a consulta mensualmente. Como desventajas cabe destacar la molestia local que provoca la inyección (sólo durante el procedimiento), la posibilidad de que la berruga presenta eritema y edema tras el tratamiento (hinchazón) y un riesgo mínimo de presentar reacciones como fiebre y artromialgias, similares a las que pueden presentarse por cualquier vacuna.

Pese a que los citados son los tratamientos más empleados de forma habitual, se posee de muchas otras alternativas: oclusión mediante esparadrapo firme, tretinoína, etretinato, láser de CO2, cimetidina, acexamato de zinc, imiquimod, terapia fotodinámica… No obstante, son terapias que se reservan para casos que no responden a los tratamientos más efectivos.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Las verrugas son contagiosas?

Sí. Al ser una infección superficial de la piel, existe la posibilidad de transmisión a otras personas y a otras zonas del cuerpo de un mismo sujeto (autoinoculación). Las verrugas se transmiten por contacto directo entre piel y piel.

Si una verruga sangra, ¿esa sangre contagia más verrugas?

No. Las verrugas se contagian por el contacto directo piel con piel, el virus del papiloma humano no vive en la sangre.

¿El hecho de tener verrugas significa que tengo “las defensas bajas”?

No necesariamente. Aunque es cierto que en sujetos inmunodeprimidos las verrugas son más frecuentes, numerosas y resistentes al tratamiento, éstas suelen aparecen en personas completamente normales sin ningún trastorno inmunitario. Ante el diagnóstico de verrugas vulgares, si no son numerosas, no es necesario hacer ningún estudio del sistema inmunitario del paciente.

¿Puede aparecer una verruga tras pincharme con una espina?

Sí, en caso de que se produjera un inóculo de virus con el pequeño traumatismo. Este fenómeno no es frecuente. Las áreas mínimamente traumatizadas con el día a día (dedos, manos, pies, codos, rodillas) son las más predispuestas a padecer verrugas, ya que se facilita la penetración del virus en las capas superficiales de la piel.

¿Todas las verrugas son iguales?

No. El concepto “verruga” hace referencia a una lesión que es producto de la infección por un virus, y el aspecto típico de la lesión es el mencionado anteriormente.

No obstante, la gente suele utilizar el nombre “verruga” para denominar cualquier lesión cutánea que sobresalga. Entre las más frecuentes que ocasionan confusión tenemos los quer comentaremos a continuación. Los fibromas o acrocordones son pequeñas proyecciones de piel redundante que se sitúan por frecuencia en los pliegues del cuello, de las axilas y de las ingles, y son consecuencia del roce. No suponen más que una molestia local o estética. Los lunares o nevus melanocíticos intradérmicos suelen ser denominados vulgarmente “verrugas”, siendo en realidad proliferaciones benignas de las células que dan el color a la piel, los melanocitos. Suelen manifiestarse como pápulas marrones exofíticas, y no acostumbran a dar síntomas. Pueden eliminarse fácilmente en consulta mediante el crio-afeitado o con láser de CO2.

¿Las verrugas comunes son condilomas?

No. Las verrugas comunes están causadas por unos subtipos de virus del papiloma humano (VPH) distintos a los que ocasionan los condilomas o verrugas genitales.  No hay posibilidad de transformación de un tipo de verruga a otro, ya que los virus no pueden cambiar de serotipo. Los subtipos de VPH que causan las verrugas vulgares no suelen ser aptos para infectar la zona genital y/o las mucosas.

¿Las verrugas de la planta del pie son callos?

No. Un callo (heloma) es una gruesa capa de queratina que produce la piel para proteger una zona contínuamente traumatizada, normalmente por mala posición de la planta del pie. La verruga es una infección por un virus y no tiene ninguna relación con lo expuesto para los helomas.

Aspecto clínico de las verrugas plantares.

¿Por qué las verrugas tienen puntos negros en su interior?

Los puntos negros corresponden a pequeños capilares trombosados, esto son vasos que se han taponado por acción del virus del VPH, causante de las verrugas.

¿Se pueden tratar las verrugas plantares en un consultorio de Podología?

Es posible hacerlo, se recomienda primero confirmar que la lesión es realmente una verruga. El diagnóstico es más preciso si se realiza mediante Dermatoscopía, una prueba inocua que realizan específicamente los/las dermatólogos/as.

¿Es necesario tratar las verrugas?

Teoricamente, el sistema inmunitario del paciente permite resolver la infección en un tiempo variable, que puede ser de años. Durante este tiempo es posible que salgan más lesiones y transmitirlas a otras personas cercanas, por lo que habitualmente se recomienda un tratamiento precoz: es más sencillo eliminar pocas verrugas.

¿Es doloroso tratar las verrugas?

Actualmente se dispone de muchas terapias posibles, la mayoría de las cuales resultan cómodas e inocuas para el paciente.

REFERENCIAS

· Cardoso JC, Calonje E. Cutaneous manifestations of human papillomaviruses: a review. Acta Dermatovenerol Alp Panonica Adriat. 2011 Sep;20(3):145-54.

· Dall’oglio F, D’Amico V, Nasca MR, Micali G. Treatment of cutaneous warts: an evidence-based review. Am J Clin Dermatol. 2012 Apr 1;13(2):73-96.

AGRADECIMIENTOS

Al Dr. Leo Barco por las excelentes  imágenes clínicas, que podrá encontrar en dermafoto.com.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.