Dermatofibroma

dermatofibroma

¿Qué es un dermatofibroma?

El dermatofibroma (o histiocitoma fibroso benigno) es un tumor cutáneo benigno originado por una proliferación excesiva del tejido fibroso de la dermis, la capa intermedia de la piel.

¿Es peligroso?

No. Los dermatofibromas comunes no poseen potencial de malignización ni son contagiosos.

¿Qué aspecto tiene?

Por lo general se manifiestan como máculas (manchas), pápulas (lesión palpable) o nódulos (lesión bajo la piel) de color marronáceo o violáceo, de 0.5-1 cm de diámetro, engastados en la piel. Es característico que sean indurados al tacto y que estén incluidos dentro de la piel: al pellizcarlos habitualmente se meten hacia adentro y forman una depresión visible (“signo del hojal”).

¿Qué síntomas provoca un dermatofibroma?

En general, son lesiones asintomáticas, aunque ocasionalmente pueden ocasionar dolor o picor. En caso de asentar en las piernas, es posible que den molestias con la depilación, pueden irritarse e incluso sangrar.

¿Qué evolución tiene?

Habitualmente permanecen estáticos durante muchos años y su ritmo de crecimiento es muy lento o nulo. No obstante, hay algunas variantes raras que pueden crecer de forma acelerada sin que esto implique malignidad de la lesión.

¿Dónde aparecen los dermatofibromas?

La zona de asentamiento más frecuente es la extremidad inferior, aunque pueden situarse en cualquier parte del cuerpo donde haya piel.

¿Quién puede tenerlo?

El dermatofibroma es una lesión muy frecuente en la población general. Habitualmente aparecen en chicas jóvenes y se sitúan por frecuencia en las extremidades inferiores. La relación de frecuencia de aparición entre hombre y mujer es de 1:4.

¿Por qué aparecen los dermatofibromas?

El motivo por el cual aparecen es desconocido, aunque se considera que podría tener un origen traumático, como una picadura de insecto o la formación de un pequeño quiste a partir de un folículo piloso.

¿Cómo se diagnostica?

El/la dermatólogo/a con experiencia normalmente es capaz de diagnosticarlo mediante la exploración visual y la palpación de la lesión (signo del hojal). En los últimos años, la Dermatoscopía ha aportado un gran aumento de la precisión diagnóstica, ya que el dermatofibroma típico posee un aspecto característico que el profesional sabe interpretar, un fino retículo oscuro periférico con esclerosis central. En caso de dudas diagnósticas es posible practicar una biopsia cutánea mediante anestesia local para su examen al microscopio, aunque esta maniobra no suele ser necesaria la gran mayoría de veces.

¿Qué tratamiento tienen los dermatofibromas? ¿Hay que tratarlos?

No es estrictamente necesario tratar los dermatofibromas, ya que no ocasionan problemas de salud más allá del aspecto anti-estético que puedan tener o del picor o dolor que ocasionan raramente.
El tratamiento más efectivo y único recomendable es la extracción mediante cirugía ambulatoria con anestesia local.

¿Los dermatofibromas implican algún tipo de problema de salud?

La inmensa mayoría de casos, no. Clásicamente se han asociado a lupus eritematoso sistémico, a infección por el VIH o a otras enfermedades raras cuando son muy numerosos y aparecen de forma súbita y progresiva. En la actualidad este fenómeno es excepcional y en general no tienen ninguna implicación para la salud del paciente.

¿Los dermatofibromas pueden desaparecer espontáneamente?

Muy raramente. Por lo general permacen estables o crecen lentamente, y es anecdótico que desaparezcan sin tratamiento.

REFERENCIAS

• Pierson, J. “Dermatofibroma”. Emedicine: http://emedicine.medscape.com/article/1056742-overview

AGRADECIMIENTOS

Al Dr. Leo Barco por la segunda imagen clínica. Consulte Dermafoto, el atlas de dermatología online.

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.