Eliminación de quiste epidermoide con láser

quiste-epidermoide-laser

¿Qué es un quiste epidermoide?

El mal denominado “quiste de grasa” o “quiste sebáceo” se llama en realidad quiste epidermoide. Consiste en una proliferación en forma de saco, de origen benigno, de queratinocitos (las células que componen la parte superficial de la piel o epidermis). En condiciones normales los queratinocitos, a medida que envejecen, descaman sus restos –compuestos por queratina, una proteína– al exterior. Este proceso es perfectamente normal y ocurre a diario en nuestra piel mientras se va descamando.

Si en vez de poder descamar al exterior, la queratina queda incluida dentro de este saco de queratinocitos, se forma un quiste epidermoide. Como vemos, en realidad contiene queratina –una proteína–, y no grasa o sebo. Por lo tanto, los términos quiste de grasa o quiste sebáceo son incorrectos.

Imagen antes/después de quiste epidermoide de 10 mm en la zona dorsal tratado con láser de CO2. Resultado final tras la exéresis: orifico de 2 mm sin sutura

¿Qué aspecto tiene el “quiste de grasa” o quiste epidermoide?

Habitualmente son asintomáticos, y se manifiestan como placas o nódulos subcutáneos (“bultos”) con una superficie cutánea normal. No es raro que en ésta se observe su apertura folicular (comedón o espinilla), por la que puede drenar queratina si se exprime. A la palpación suelen ser relativamente blandos y pueden fluctuar. Ocasionalmente se inflaman o infectan, tornándose rojos, edematosos, dolorosos y con aumento de su tamaño. De forma espontánea o con la manipulación, cuando están inflamados o infectados drenan queratina, sangre y/o pus. Habitualmente el olor que expelen suele ser nauseabundo.

Por lo general, los quistes epidermoides se sitúan en la espalda, el tórax o el rostro, aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo con piel vellosa (a efectos prácticos, en cualquier zona excepto las palmas, las plantas y las mucosas propiamente dichas).

Aspecto típico de un quiste epidermoide: obsérvese el comedón de apertura al exterior

¿Requieren tratamiento los quistes?

En general, no. Son lesiones benignas y habitualmente asintomáticas, por lo que a menos que se inflamen, no suelen ocasionar ninguna molestia más allá de la estética. Sin embargo, es frecuente que al paciente le desagrade el aspecto del quiste epidermoide o que éste moleste con el roce de la ropa o al sentarse y se opte por su eliminación.

¿Cómo se eliminan los “quistes de grasa”?

El quiste epidermoide es una lesión subcutánea, por lo tanto se encuentran bajo la piel. En consecuencia, no pueden eliminarse mediante la aplicación de una crema ni ningún producto tópico. Asimismo, el hecho de exprimir su contenido sólo los vacía, pero al no eliminar la pared del quiste (de células que proliferan) éste queda indemne y se vuelve a formar. Para eliminar el quiste epidermoide de forma definitiva hay que extirpar la cápsula.

¿Cómo se extirpa la cápsula del quiste?

La exéresis clásica se realiza mediante cirugía con anestesia local: se abre la piel, se extirpa toda la lesión y se sutura el defecto. El inconveniente principal de esta técnica es el tamaño de la incisión (que habitualmente suele ser mayor que el nódulo) y que la sutura con hilo puede y suele dejar cicatriz. Teniendo en cuenta, además, que los quistes epidermoides acostumbran a asentar en áreas de cicatrización más difícil (zona dorsal, tórax, cuello) la cirugía puede favorecer que aparezcan queloides o cicatrices hipertróficas.

Sin embargo, recientemente se ha descrito la escisión mediante un pequeño orificio realizado con láser de CO2, recomendable para quistes móviles e inferiores a 1.5 cm de tamaño. A través del agujero se introduce un mosquito hemostásico y se separa la cápsula del quiste para retirarlo posteriormente. El orificio resultante se deja cerrar por segunda intención si es pequeño, o se sutura en caso de ser mayor. Mediante esta técnica, el tamaño de la cicatriz es menor (lineal o puntiforme).

Esquema de la técnica de extirpación con láser de CO2

¿Qué ventajas tiene la extirpación de un quiste epidermoide con láser de CO2?

La ventaja es exclusivamente estética: la cicatriz resultante es más pequeña y menos voluminosa que la realizada por la cirugía estándar. En cuanto a índice de curación o de recaídas, el resultado es el mismo con cualquiera de ambas técnicas.

Imagen antes/después de la exéresis de un quiste epidermoide malar y de un quiste de milium subpalpebral con láser de CO2 superpulsado

¿Se pueden extirpar todos los quistes de grasa con láser de CO2?

No. Sólo aquellos que son inferiores 1.5 cm de diámetro y que son móviles (poco adheridos a planos profundos). De lo contrario, esta técnica no presenta ninguna ventaja respecto a la cirugía convencional. Habitualmente se utiliza el láser de CO2 para los quistes en zonas especialmente nobles como la cara, el cuello o el escote.

Imagen antes/después de la exéresis de un quiste epidermoide

REFERENCIAS
Song SW, Burm JS, Yang WY, Kang SY. Minimally Invasive Excision of Epidermal Cysts through a Small Hole Made by a CO2 Laser. Arch Plast Surg. 2014 Jan;41(1):85-8.

AGRADECIMIENTOS
A Dermatoweb.net por la imagen clínica

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.