Queratosis seborreica

queratosis seborreica

¿Qué es?

La queratosis seborreica es una proliferación benigna de las células de la epidermis, la capa más superficial de la piel. Forma parte del proceso normal del envejecimiento de la piel y no constituye ningún riesgo para el paciente.

¿Qué aspecto tiene?

Consiste en una mácula o pápula (mancha o lesión sobreelevada, respectivamente) de color marrón, de bordes bien definidos y con una superficie rasposa o verrucosa. Habitualmente parecen adheridas a la piel, lo que les confiere un aspecto que recuerda al del barro seco. El tamaño de cada una de las lesiones es muy variable, si bien suelen moverse entre los 5 y los 10 mm. Aunque el aspecto descrito es el más frecuente, pueden adoptar un tinte más amarillento, rojizo o completamente negro; y pueden aparecer con descamación o pediculadas.

  Numerosas queratosis seborreicas en la cara posterior del tronco

¿Dónde aparecen?

Una queratosis seborreica puede aparecer en cualquier parte del cuerpo que tenga piel, excepto en las palmas y las plantas. Cabe decir que las situadas en las mucosas (oral, genital, ocular) son excepcionales.  Por frecuencia se sitúan en la cara, el cuero cabelludo y el tronco. Pueden aparecer de forma aislada, aunque lo frecuente es que se observen varias simultáneamente en el mismo paciente.

¿Quién puede tenerla?

Algunos estudios han observado que el 100% de los sujetos incluidos tienen alguna queratosis seborreica, ya que forman parte del envejecimiento normal de la piel. Suelen ser más frecuentes a partir de los 50 años y aumentan en incidencia a medida que avanza la edad. Los individuos de raza negra pueden presentar una variante específica denominada “dermatosis papulosa nigra”, en la cual aparecen múltiples queratosis seborreicas negras, de 1-5 mm, agrupadas en la cara, el cuello y/o el tronco superior.

¿Por qué aparecen?

En principio se acepta que el factor de riesgo principal es el paso del tiempo, aunque parece que también pueden guardar relación con la exposición solar y con una predisposición genética.

¿Cómo se diagnostica?

Habitualmente el diagnóstico es visual, puesto que el/la dermatólogo/a acostumbrado/a es capaz de reconocer la lesión de forma inmediata. En casos de dudas, la observación Dermatoscopía o Epiluminiscencia permite precisar el diagnóstico la mayoría de ocasiones, ya que las queratosis seborreicas presentan unos signos muy característicos. En casos raros, para llegar a un diagnóstico certero es necesario practicar una biopsia.

Imagen dermatoscópica de una queratosis seborreica: obsérvense los bordes definidos y los tapones córneos
Imagen dermatoscópica de una queratosis seborreica: fisuras cerebriformes

¿Cómo se tratan?

El tratamiento no es obligatorio, pues no aportan ninguna alteración de la salud al paciente. Habitualmente se eliminan por cuestiones estéticas o molestias leves (picor o roce con una prenda de ropa). Se dispone de numerosos métodos para la eliminación de las queratosis seborreicas, entre los cuales figuran la destrucción mediante nitrógeno líquido (crioterapia) o electrobisturí, el curetaje con cucharilla y la vaporización mediante láser de CO2 o YAG, entre los más habituales y que arrojan resultados estéticos más favorables. Todos ellos obtienen una respuesta final parecida. Cualquiera que sea el procedimiento escogido, es necesario ser cauto para evitar cicatrices e hiperpigmentación en la zona tratada, sobre todo si se tratan en pacientes de piel oscura (fototipos III o superior).

El autor del artículo recomienda la eliminación mediante crioterapia con tip de contacto o surtidor de 1mm, o bien emplear el láser de CO2 para zonas especialmente delicadas. La preferencia tiene que apuntar un resultado estético excelente con la mínima molestia para el paciente. Independientemente del método utilizado, la protección solar con FPS superior a 30 es estrictamente obligatoria en áreas expuestas en meses soleados.

Las queratosis seborreicas se pueden eliminar con láser y son el tumor cutáneo benigno más frecuente del ser humano.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Las queratosis seborreicas son verrugas?

Aunque otras denominaciones son ‘verruga senil’ o ‘verruga seborreica’, esta terminología conlleva a la confusión. Una verruga es una lesión cutánea producto de la infección por el virus del papiloma humano, y las queratosis seborreicas no tienen este origen ni relación alguna con este virus. Siendo estrictos, debemos decir que no son verrugas como tales.

¿Son malas?

No. Se trata de tumoraciones benignas de la piel, sin potencial de degenerar a cáncer de piel. El único problema que aportan es estético, o pueden ocasionar prurito cuando se irritan.

¿Se contagian a otras personas?

No, puesto que no están causadas por ningún agente infeccioso.

¿Hay que tratarlas?

No, no es necesario. No obstante la gran mayoría de personas se sienten más cómodas eliminándolas para que no ocasionen ninguna alteración estética.

¿Desaparecen solas de forma espontánea?

Ocasionalmente, sí. Puede ser que por el propio roce se desprendan, o puede ser que se inflamen y el propio sistema inmunológico del paciente las elimine (cuando ocurre este fenómeno se denominan “queratosis liqenoides benignas”). En estos casos, es normal que se tornen rojizas y ocasionen prurito durante unos días antes de desaparecer.

¿Qué relación tiene con el cáncer?

Muy excepcionalmente, la aparición súbita de numerosas queratosis seborreicas de forma extensa se ha relacionado como un reflejo de un cáncer subyacente (síndrome paraneoplásico). Este fenómeno, denominado signo de Leser-Trélat, es excepcionalmente raro, y puede verse en neoplasias del tracto digestivo y en algunos linfomas.

¿Es posible que aparezcan en los genitales?

Sí. De hecho no es una zona donde aparezcan raramente, y a veces supone un reto diagnóstico ya que se pueden confundir fácilmente con verrugas genitales causadas por el virus del papiloma humano (VPH). En estos casos, ante la duda, es recomendable practicar el estudio histológico (biopsia) de la lesión dudosa para proceder al tratamiento más apropiado. Cabe recordar que los condilomas son contagiosos y poseen un riesgo mínimo de degeneración a cáncer –especialmente en mujeres–, cosas que no ocurren en el caso de las queratosis seborreicas.

REFERENCIAS

· Hafner C, Vogt T. Seborrheic keratosis. J Dtsch Dermatol Ges. 2008 Aug;6(8):664-77.

AGRADECIMIENTOS

Al Dr. Leo Barco por las imágenes clínicas, extraídas del atlas de Dermatología online Dermafoto.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.