Tratamiento de la hiperhidrosis axilar con toxina botulínica

hiperhidrosis-toxina-botulinica

Hiperhidrosis axilar con toxina botulínica

¿Qué es la hiperhidrosis axilar?

En la hiperhidrosis axilar existe un exceso de funcionamiento de las glándulas sudoríparas ecrinas que desemboca en aporte de sudoración continuo en las axilas, sin que sea justificado por las circunstancias (actividad física, estrés, calor). Se trata de un trastorno crónico que se exacerba en momentos de estímulos emocionales (estrés, vergüenza). Se considera que puede afectar hasta al 2.5% de la población y tiene un impacto crítico en la calidad de vida del paciente, pudiendo coartar sus actividades rutinarias y sus relaciones sociales.

¿Por qué aparece la hiperhidrosis?

Aunque es un trastorno de causa desconocida, en la hiperhidrosis existe un exceso de actividad simpática (disregulación) en nuestro sistema nervioso autónomo: éste envía estímulos innecesarios a las glándulas sudoríparas para que aumenten su producción. Por lo tanto, parece que la causa fundamental es neurológica, más que cutánea.

¿Cómo se trata la hiperhidrosis axilar?

Existen tres tipos de opciones terapéuticas:

· De aplicación local. Se incluyen en esta categoría los productos tópicos con sales de aluminio, la iontoforesis (corrientes eléctricas aplicadas mediante baños), la toxina botulínica y los sistema de microondas que destruyen las glándulas sudoríparas.

· De administración oral. Algunos fármacos como el glicopirrolato o la clonidina se emplean para regular el sistema nervioso autónomo y mejorar la hiperestimulación que produce.

· Quirúrgicos. Contempla las opciones que eliminan el tejido glandular (liposucción, lipoláser, exéresis quirúrgica) o bien aquellos que ‘desconectan’ el sistema nervioso autónomo de las glándulas sudoríparas (simpatectomía transtorácica).

¿Cuál es el mejor tratamiento para la hiperhidrosis axilar?

La aplicación de toxina botulínica se considera la mejor opción terapéutica, ya que tiene una relación óptima eficacia/seguridad/rentabilidad. A día de hoy sigue siendo considerado como el gold standard, el tratamiento básico con el se comparan el resto.

La infiltración con toxina botulínica es un procedimiento ambulatorio, de escasos minutos de duración, indoloro si se realiza con crema anestésica, sin efectos adversos remarcables y con una duración prolongada del efecto (meses). El resto de opciones comentadas son menos efectivas (tratamientos de aplicación local), con más riesgos (quirúrgicas) o económicamente limitantes (simpatectomía, microondas).

La hiperhidrosis es un trastorno del sistema nervioso autónomo simpático en el que un exceso de señales neurológicas causan una sobreproducción de sudor.

¿Cómo actúa la toxina botulínica en el tratamiento de la hiperhidrosis axilar?

La toxina botulínica bloquea temporalmente la liberación de acetilcolina de las fibras nerviosas simpáticas, que es la señal bioquímica que estimula las glándulas sudoríparas de la axila. De esta forma se obtiene una ‘denervación’ temporal y reversible de las glándulas sudoríparas.

¿Cómo se realiza el tratamiento de la hiperhidrosis axilar con toxina botulínica?

La toxina botulínica se infiltra con distintas punciones intradérmicas (unas veinte por lado, aproximadamente) en la zona axilar, después de dejar actuar una crema anestésica durante treinta minutos. Estas punciones están separadas por 1.5 – 2 centímetros cuadrados, siguiendo una cuadrícula que se dibuja encima de la piel a tratar, como se muestra en el vídeo. Por lo general, el proceso es indoloro u ocasionalmente se puede percibir una mínima molestia con alguna de las punciones, solo en el momento de la inyección. El procedimiento dura entre 5 y 10 minutos. Posteriormente, el paciente puede llevar su ritmo de vida habitual. El efecto de la toxina botulínica se percibe al cabo de 3-5 días

Procedimiento de infiltración de toxina botulínica para la hiperhidrosis axilar.

¿Qué duración tiene el efecto de la toxina botulínica en el tratamiento de la hiperhidrosis axilar?

La acción de la toxina botulínica es limitada temporalmente. Hay variación en la duración del efecto de la misma entre los pacientes, si bien se considera que dura, la mayoría de ocasiones, entre 4 y 12 meses (7 de media). Estudios recientes han confirmado que el uso repetitivo de toxina botulínica aumenta la duración del efecto. En algunas series, el 90% de los pacientes que utilizan toxina botulínica para la hiperhidrosis axilar puntúan a este procedimiento con un 9 sobre 10 en cuanto a satisfacción.

¿Qué efectos adversos tiene el uso de toxina botulínica para el tratamiento de la hiperhidrosis axilar?

La aplicación de toxina botulínica, ya sea para la hiperhidrosis o para mejorar las arrugas de expresión, es el procedimiento estético más seguro que existe, por encima de los láseres, los rellenos, los peelings y cualquier tratamiento quirúrgico. Durante el procedimiento de aplicación se puede sentir un mínimo dolor con alguna de las infiltraciones que se practican. En un 9% de los casos se puede formar un pequeño hematoma si en una de las punciones se contacta con un capilar sanguíneo; y la hipersudoración compensatoria en el tronco ocurre en menos del 6% de las ocasiones (un registro inferior a otras opciones terapéuticas).

La aplicación de toxina botulínica es el procedimiento estético más seguro y con menos efectos adversos.

¿Qué resulta más rentable en el tratamiento de la hiperhidrosis axilar, realizar la simpatectomía torácica endoscópica o la aplicación repetida de toxina botulínica?

Dada la persistencia natural de la hiperhidrosis y la duración limitada del efecto de la toxina botulínica, algunos autores han realizado estudios de coste/efectividad comparando el uso repetitivo de toxina botulínica versus la simpatectomía transtorácica endoscópica.

Según Gibbons y colaboradores, para llegar a cubrir los costes de una simpatectomía torácica endoscópica sin complicaciones postquirúrgicas, el mismo paciente podría aplicar toxina botulínica durante un total de 13.3 años. Los autores del mismo estudio sugieren que, dada la extrema seguridad de la aplicación de toxina botulínica para esta indicación, dicha técnica debería ser considerada como el gold standard.

REFERENCIAS

· D’Epiro S, Macaluso L, Salvi M, Luci C, Mattozzi C, Marzocca F, Salvo V, Scarnò M, Calvieri S, Richetta AG. Safety and prolonged efficacy of Botulin Toxin A in primary hyperhidrosis. Clin Ter. 2014;165(6):e395-400.

· Brehmer F, Lockmann A, Grönemeyer LL, Kretschmer L, Schön MP, Thoms KM. Repetitive injections of botulinum toxin A continuously increase the duration of efficacy in primary axillary hyperhidrosis: a retrospective analysis in 101 patients. J Dtsch Dermatol Ges. 2015 Aug;13(8):799-805.

· Gibbons JP, Nugent E, O’Donohoe N, Maher B, Egan B, Feeley M, Tierney S. Experience with botulinum toxin therapy for axillary hyperhidrosis and comparison to modelled data for endoscopic thoracic sympathectomy – A quality of life and cost effectiveness analysis. Surgeon. 2015 Jun 10.

· Scamoni S, Valdatta L, Frigo C, Maggiulli F, Cherubino M. Treatment of primary axillary hyperhidrosis with botulinum toxin type a: our experience in 50 patients from 2007 to 2010. ISRN Dermatol. 2012;2012:702714.

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.