Láser de CO2 para tratar las marcas de acné

laser-co2-marcas-acne

¿Qué es el láser de CO2?

Es un dispositivo láser que emite una luz de una longitud de onda de 10.600 nm y cuya diana de impacto es el agua de los tejidos. Su aplicación sobre la piel produce la eliminación instantánea del agua tisular y la fulguración de la zona de impacto. Habitualmente se emplea para eliminar lesiones cutáneas exofíticas -que sobresalen- (queratosis seborreicas, fibromas, nevus melanocíticos intradérmicos…) o bien para realizar la destrucción de lesiones de profundidad intermedia (dermis), como los xantelasmas, las hiperplasias sebáceas o los puntos de Fordyce.

Sin embargo, posee muchas otras indicaciones. Entre ellas destaca la aplicación de la modalidad “fraccionada” del láser de CO2, que se emplea para el rejuvenecimiento de la piel y también para el tratamiento de cicatrices (de acné, por quemaduras o quirúrgicas). Con la modalidad fraccionada, en vez de emitir un único rayo de luz, este se divide en numerosos haces que impactarán dentro del área a tratar, dejando columnas de piel tratadas intercaladas con columnas de piel normal. Se asemeja a la forma en que sale el agua en una ducha: cuando giramos hacia un lado la “alcachofa” del grifo sale un único chorro potente de agua, y cuando lo giramos hacia el otro el chorro se divide en muchos otros que individualmente son más débiles que el primero. El fraccionamiento del láser permite aumentar la seguridad y la comodidad del proceso conservando un elevado índice de eficacia.

¿Cómo actúa el láser de CO2 en las marcas de acné?

Su fundamento es sencillo, ya que simplemente “quema” la zona donde impacta la luz por evaporación del agua. Por el contrario, la zona contigua donde no impacta luz permanece en su estado basal sin ser tratada. Esto implica que en las columnas de piel donde actúa provoca una herida –de mayor o menor profundidad según los parámetros programados– coagulada por el mismo calor: donde se aplica el láser de CO2 se formará una lesión que re-epitelizará y formará piel nueva una vez se desprenda la costra. Además de poder eliminar lesiones cutáneas mediante esta fundamento, el proceso de cicatrización provoca un importante estímulo para la síntesis de nuevo colágeno. Esta característica es la que explica por qué el láser de CO2 es útil para tratar determinadas alteraciones o defectos del colágeno dérmico, como son las cicatrices por acné o el propio envejecimiento cutáneo. Si se aplica un campo fraccionado de láser de CO2, la re-epitelización de la zona tratada se realiza a partir de las columnas de piel indemne que han quedado, por lo que es mucho más rápida, eficaz y con una reducción drástica de las molestias y de las complicaciones. Las columnas de piel impactada miden fracciones de milímetro.

En la modalidad fraccionada, el láser de CO2 dispara sólo en algunos puntos del área tratada (en rojo) y deja indemnes columnas de piel sana entre los mismos (en blanco).

El láser de CO2 fraccionado es una de las terapias más efectivas para tratar el fotoenvejecimiento cutáneo (hiper/hipopigmentaciones, arrugas, descolgamiento) y las cicatrices atróficas (acné) e hipertróficas (quemaduras, cirugías). Cabe remarcar que, aún tras 3 – 6 meses después del procedimiento, se sigue fabricando colágeno nuevo.

Si el láser de CO2 es una terapia tan efectiva para tratar las cicatrices de acné, ¿se utiliza siempre?

No. Pese a su efectividad, el inconveniente principal del láser de CO2 es la formación de heridas y costras que cicatrizarán a lo largo de un periodo de unas dos semanas. Si hay que tratar una área grande, durante este periodo de tiempo las costras son visibles, hay que extremar las medidas de protección solar y normalmente hay que realizar curas con una crema antibiótica y fármacos orales anti-víricos para evitar que las heridas puedas sobreinfectarse por un herpes simple. En conjunto, no es infrecuente que se opte por otras alternativas terapéuticas en función de las lesiones a tratar y de las preferencias del paciente.

¿Cómo se emplea el láser de CO2 para tratar las marcas de acné?

Se emplea de distintas formas:

1. Resurfacing. Cuando hay una gran extensión de cicatrices muy profundas, o cuando el paciente desea una mejoría “rápida”, se puede emplear la modalidad fraccionada del láser de CO2 en toda la superficie facial. Es el tratamiento que produce mejores resultados en cuanto a eficiencia (resultado obtenido por sesión), pero con el inconveniente del periodo de convalescencia de la cicatrización. No es un tratamiento estándar y hay que valorar las ventajas e inconvenientes: es más rápido, pero es más “agresivo”.

2. Técnica FAST. La técnica “focal acne scar treatment” consiste en disparar sólo sobre las cicatrices más profundas de forma puntual y fraccionada. De esta forma, se obtiene el efecto deseado sobre las marcas tratadas sin necesidad de que la piel de alrededor tenga que sufrir el proceso de cicatricación. Habitualmente se emplea en conjunto con el láser fraccionado no ablativo: con éste se realiza un barrido general y con el láser de CO2 se realiza FAST sobre las marcas más profundas. Se utiliza para cicatrices tipo rollingboxcar y icepick.

3. Técnica puntiforme. Con esta técnica se dispara el láser de CO2 sólo en el fondo de las cicatrices más profundas y estrechas (icepick) con dos objetivos: romper el anclaje fibroso que tira en profundidad y también coagular las paredes de la cicatriz para que coapten y se cierre. Está técnica es ideal para las cicatrices en pica-hielos (icepick), ya que es muy efectiva y tiene un excelente perfil de seguridad y comodidad: como el láser de CO2 se emplea de una forma muy limitada, la formación de heridas y costras es mínima.

Esquema de las distintas técnicas de disparo del láser de CO2 para el tratamiento de las marcas del acné.

¿Cuál es el mejor láser para tratar las marcas de acné?

Esta pregunta no tiene una respuesta sencilla, ya que la elección del láser depende de varios factores:

· Extensión, localización y tipo de cicatrices de acné. Algunas marcas, como las icepick, responden mejor al láser de CO2. Por el contrario, las rolling y las boxcar poco profundas son tributarias tanto al láser de CO2 como al fraccionado no ablativo.

· Ritmo de vida social del paciente. Si el paciente puede permitirse estar unos días apartado de la vida social y tiene prisa por obtener resultados, el CO2 es más eficiente (que no efectivo) que el láser fraccionado no ablativo.

· Velocidad con la que se quieren obtener los resultados. Para los pacientes que no tienen prisa para obtener el resultado y desean un tratamiento con el cual poder mantener su ritmo de vida social sin que se observen costras, la elección es el láser fraccionado no ablativo. Si, por el contrario, el paciente desea un resultado más rápido (pero más agresivo), se puede optar por el láser de CO2 a potencia más elevada con mayor distancia entre los puntos de disparo.

· Pericia y dispositivos láser del dermatólogo. Según la experiencia del dermatólogo y según su habilidad en el manejo de los dispositivos láser se pueden ofrecer más o menos opciones terapéuticas.

En general, la opción más efectiva y eficiente suele ser la combinación de láser fraccionado no ablativo con la técnica FAST o puntiforme del CO2. Esta opción permite una gran eficacia y mantener el ritmo de vida social del paciente, ya que la formación de costras visibles es mínima y de una duración muy escasa (por lo general, 4-5 días). Permite, también, la combinación con el relleno de ácido hialurónico, los peelings de ácido salicílico y el plasma rico en plaquetas.

¿Cuáles son los resultados del tratamiento de las marcas de acné con el láser de CO2?

En los estudios donde se ha empleando la técnica de resurfacing fraccionado con láser de CO2, con una sola sesión se han obtenido mejorías moderadas en el 46% y marcadas en el 30% de los casos (en una escala como la que sigue: sin mejoría, mejoría discreta, mejoría moderada y mejoría marcada). Por supuesto, cuantos más tratamientos, más elevada es la respuesta. Sin embargo, pese a estos excelentes resultados por sesión, cabe tener presente que el tratamiento con CO2 implica presentar heridas y costras durante un periodo de 2-3 semanas en la zona tratada (además hay que hacer una profilaxis oral con antivíricos para evitar la sobreinfección por el virus del herpes simple). Asimismo, cuanto más eficiente es la terapia, más agresiva es y por lo tanto más probabilidad de complicaciones (trastornos de pigmentación, eritema residual de meses de duración). Estos son los motivos por los cuales en la actualidad hay cierta tendencia a limitar el uso de CO2 a áreas concretas –cicatrices más profundas– y añadir el láser fraccionado no ablativo en el resto, cuyo resultado es prácticamente el mismo al finalizar el tratamiento (aunque más lento). De esta manera, el periodo de recuperación es mucho más rápido, cómodo y menos acentuado desde el exterior. Tengamos en cuenta, además, que la efectividad es mayor cuando se emplean potencias elevadas con una baja densidad de disparos (puntos donde impacta el láser lo más separados posibles).

Imagen antes/después de una cicatriz boxcar muy profunda tratada con una sola sesión de láser de CO2 mediante la técnica FAST.

¿El tratamiento con láser de CO2 es estándar en todas las cicatrices de acné?

No. A cada paciente se le tiene que programar un tipo de aplicación: se modifican los parámetros de potenciafrecuencia de disparo y densidad de disparos por área tratada. Asimismo, una vez ajustados los parámetros hay que decidir si emplearemos una técnica u otra (por frecuencia se emplean la técnica FAST y/o puntiforme). Para decidir todos estos parámetros hay que tener en cuenta los aspectos que hemos comentado anteriormente: el tipo de marcas y preferencias del paciente principalmente. El trabajo del dermatólogo es exponer las opciones posibles y aconsejar al paciente.

¿Se puede combinar el láser de CO2 con otros tratamientos para las marcas del acné?

. En la misma sesión se pueden emplear el láser fraccionado no ablativo y el plasma rico en plaquetas. Se recomienda separar unas semanas los peelings y el relleno con ácido hialurónico (si es que hay que tratar la misma área).

¿Cuáles son los efectos adversos del láser de CO2 en el tratamiento de las cicatrices de acné?

El láser de CO2, simplemente por la evaporación súbita del agua del tejido, provoca eritema, edema y costras en la piel. El eritema (rojez) y el edema (hinchazón) no son intensos y suelen durar pocas horas. Más raramente se presentan hipopigmentación, reactivación de un herpes simple, erupción acneiforme y picor. Es necesario saber que la mayoría de complicaciones son más frecuentes cuanto mayores són el área a tratar y la potencia empleada, por lo que son excepcionales si se utilizan las técnicas FAST o puntiforme (en estos casos, el eritema y edema duran pocas horas y las costras suelen desaparecer en 4 – 6 días). Los trastornos de pigmentación no son frecuentes, y se relacionan con el empleo de resurfacing con una alta densidad de disparos por campo.

Imagen inmediatamente después de utilizar el láser de CO2 con la técnica de resurfacing, limitada sólo en una mejilla con cicatrices de acné

Pulse aquí si desea conocer más detalles sobre el tratamiento con laser de las cicatrices de acné.

Pulse aquí para saber más sobre la subcisión de cicatrices de acné.

Pulse aquí para saber más sobre el tratamiento de las cicatrices de acné con plasma rico en plaquetas.

Pulse aquí para saber qué tipos de cicatrices de acné existen.


REFERENCIAS
· Magnani LR, Schweiger ES. Fractional CO2 lasers for the treatment of atrophic acne scars: a review of the literature. J Cosmet Laser Ther. 2014 Apr;16(2):48-56.

· Schweiger ES, Sundick L. Focal Acne Scar Treatment (FAST), a new approach to atrophic acne scars: a case series. J Drugs Dermatol. 2013 Oct;12(10):1163-7.

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.