Tratamiento de las cicatrices de acné

Tratamiento de las cicatrices de acné

El acné inflamatorio puede ocasionar cicatrices de dos tipos, las deprimidas (atróficas) y las sobresalidas (hipertróficas o queloides), que habitualmente aparecen en la cara o en la espalda. Se forman como consecuencia de un proceso reparativo de la inflamación en la dermis, que conduce a una alteración en el colágeno de la misma.

El tratamiento de las cicatrices del acné se puede realizar mediante distintas técnicas, como los peelings químicos, el relleno con ácido hialurónico o bien con láser. El tratamiento de las cicatrices de acné con láser fraccionado no ablativo posee varias ventajas sobre otros sistemas de terapia: es una terapia cómoda, no dolorosa, tiene unos resultados excelentes y no implica la formación de costras que afecten al ritmo de vida normal del paciente. La base del tratamiento de las cicatrices de acné con láser es el uso del sistema fraccionado no ablativo, que permite la regeneración y remodelación del colágeno de la dermis. Este fenómeno permite que la superficie de la piel adopte un aspecto más homogéneo y las cicatrices tratadas se difuminen o desaparezcan.

El tratamiento de las cicatrices de acné con láser fraccionado no ablativo ofrece una relación beneficio/comodidad óptima

El tratamiento de las cicatrices de acné con láser fraccionado no ablativo se realiza en sesiones de unos minutos de duración, separadas durante un periodo de 4-6 semanas, en las cuales se aplica el cabezal refrigerado del láser sobre las cicatrices de acné. La acción de la luz del láser sobre la dermis provoca una estimulación del colágeno y, progresivamente, el área cicatricial adopta un aspecto más liso y homogéneo. El número de sesiones para tratar con láser las cicatrices de acné con el dispositivo fraccionado no ablativo es variable, y suele ser de entre cuatro y seis.

El tratamiento con láser de las cicatrices de acné con dispositivo fraccionado no ablativo obtiene unos resultados de mejoría del aspecto de hasta el 75%; y no ocasiona daño de la parte superficial de la piel como ocurre con otros sistemas de láser. Por ejemplo, el tratamiento de las cicatrices de acné con láser ablativo provoca una destrucción de las capas superficiales y medias de la piel que obligan a mantener un periodo de baja por la formación de heridas o costras, cosa que no ocurre si se emplean los sistemas fraccionados no ablativos de láser para el tratamiento de las cicatrices de acné.

Tras la sesión de tratamiento de las cicatrices de acné con láser fraccionado no ablativo, la piel está ligeramente eritematosa (roja) durante un periodo de 2-5 horas, sin ocasionar formación de heridas o costras. Este aspecto es especialmente práctico, ya que permite que el paciente no tenga que interrumpir su ritmo de vida habitual.

La mejoría de las cicatrices de acné empieza a producirse tras la segunda sesión de láser, y es progresiva a lo largo del tratamiento y después del mismo. Debido a que la síntesis de colágeno es un proceso dinámico, el tratamiento de las cicatrices de acné con láser fraccionado no ablativo provoca una mejoría que se alarga hasta seis meses después de las sesiones.

Inicio
Tras 3 sesiones

En conclusión, el tratamiento de las cicatrices de acné con láser fraccionado no ablativo es, actualmente, la opción terapéutica más cómoda y con una óptima relación resultado/molestias, ya que consigue mejorías muy notables sin necesidad de provocar ninguna lesión visible en la piel que obligue a un periodo de baja.

Video sobre el tratamiento de las cicatrices con láser

Comparte este artículo

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

¿Necesitas renovar una
receta médica?

Si ya eres paciente del Dr. Didac Barco, ahora puedes renovar tu receta de forma online y así ahorrar visitas innecesarias a la clínica.